Navidad Digitalizada: La prueba de fuego de la logística

El ‘Viejo Pascuero’ no espera. Diciembre ha sido por siempre el mes más importante a nivel de consumo en Chile. La navidad es la fecha de mayor importancia para la industria del Retail y el comercio en general. Largas filas, compras a último minuto, atochamiento vehicular en los principales polos comerciales del país y una alta afluencia de público en los malls son las clásicas imágenes de esta época. 

Sin embargo, este año la pandemia ha cambiado nuestros hábitos de compra y la Navidad será la gran prueba de esta nueva era digital, donde el e-Commerce se ha posicionado como un canal de ventas relevante en términos comerciales y también de enormes desafíos a nivel de experiencia de compra y satisfacción de los clientes. No cabe dudas de que esta será una navidad distinta, menos presencial y donde la estrella será el canal digital. 

Los llamados a adelantar las compras online se han masificado, pero de igual manera seremos testigos de una presión logística única en las empresas, donde se pondrá a prueba su nivel de preparación y planificación similar a lo que hemos visto en los pasados Cyber, en términos de venta y transacciones. Pero existe un componente que hace única a esta fecha a nivel operacional y que es la razón de la tensión que genera en los distintos eslabones de la cadena: una fecha tope de entrega del regalo perfecto. 

Dicha situación pone a prueba los canales de distribución y abastecimiento de las empresas, en otras palabras, la Navidad desafía la planificación. Por lo tanto, las compañías deben planificar lo que necesitan para operar a su capacidad máxima y poder cumplir con las expectativas del cliente; y uno de los pasos de este proceso es conocer cuál es su capacidad máxima y así descartar, por ejemplo, ventas en las que no puedan cumplir con la promesa de entrega estipulada.  

Todas las empresas -independiente de su tamaño- serán exigidas al máximo. Sin embargo, se cree que las empresas grandes se preparan de mejor manera y no van a ofrecer aquello que no puedan cumplir, pues deben tener claro lo nefasto que puede significar una mala Navidad, a nivel de experiencia de compra y servicio. 

Así, y considerando que el nivel de entrega y preparación será superior a un Cyber, la Navidad será la prueba de fuego para saber qué tan preparadas están y cuánto les queda por avanzar a las empresas en materia de transformación digital de sus procesos. 

Ante este desafiante escenario de fin de año, las empresas requieren hacer un buen proceso de planificación logística. Aquí no se puede dar el fenómeno -que lamentablemente hemos visto- de vender productos que no tienen 100% asegurado el inventario disponible. Eso hoy no está permitido. El proceso de planificación debe contener a lo menos tres aspectos claves: Capacidad logística; Capacidad de Abastecimiento y Planificación Operativa del Recurso Humano (estrechamente relacionado con el nivel de automatización de la compañía). 

A poco más de un mes para la navidad la tarea como consumidor está en adelantar las compras y asegurar los plazos de entrega. En tanto, para las compañías la misión es Planificar, Prepararse, Respetar las Limitantes y sobre todo responder a la promesa, si se quiere una navidad feliz y un cliente contento. 

Javier Bravo G.

CEO – LIIKE

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *