Segunda ola: Una pausa para tomar fuerza y avanzar en el desarrollo digital

Liike Consulting

Cuando el Ministerio de Salud (Minsal) anunció a fines de marzo el endurecimiento de las restricciones de movilidad de las personas, decretando cuarentena a más del 70% de la población, y prohibición de funcionamientos a las empresas consideradas ‘no esenciales’ se dio inicio a la tan temida ‘segunda ola’ de la pandemia que azota, por estos días, duramente a nuestro país.

El cierre del comercio genera un nuevo desafío para Supply Chain. Pensar cómo hará frente la industria a este segundo vaivén pone sobre el tapete, nuevamente, el rol y posicionamiento del canal online en la estrategia de la compañía. 

¿Qué tan desarrollado está el canal online? ¿Cuánto crecimos digitalmente el 2020? ¿Nuestro e-Commerce está ajustado a nuestras expectativas y nivel de transacciones y movimientos? Sin duda, estas restricciones nos encuentran, en términos generales, en un mejor pie. Muchas de las empresas acusaron el golpe inicial que la crisis sanitaria les propinó a sus operaciones e iniciaron durante el año pasado un camino hacia el desarrollo online y tecnológico para soportar el movimiento del canal digital. 

El 2020 fuimos testigos de cómo algunas compañías crecieron tremendamente en términos comerciales y a nivel de imagen, consolidándose como grandes vencedores tras la primera ola, el mejor ejemplo de ello fue Mercado Libre. Mientras algunos pudieron rápidamente ajustar sus operaciones y hacer frente a los desafíos que se generaron de modo positivo, gracias a la flexibilidad que mostró su cadena logística, otros en cambio, un grupo no menor de empresas, se vio duramente golpeado por la pandemia debiendo desarrollar rápidamente su canal online que los obligó a subirse como pudieran al mundo digital para sobrevivir comercialmente. 

Así, con más de un año de duro aprendizaje, hoy las restricciones nos encuentran con un canal de Internet más desarrollado y fortalecido; con un trabajo de modernización de la cadena constante, un proceso de transformación digital en curso y una clara y establecida estrategia de crecimiento, a través de los canales digitales. 

No obstante, si bien esta cuarentena nos encuentra con una operación más robusta, el principal desafío pasa, esta vez, por cómo mantener lo ganado en términos de crecimiento económico a nivel país y cómo conservar los niveles de consumo que hacían presagiar un mejor 2021, en términos comerciales. 

Pero, aunque suene extraño, esta pausa en el movimiento comercial es una buena oportunidad para el Retail, en cuanto sea un momento para cargar energías, avanzar en los proyectos, arreglar los ‘detalles’ operacionales pendientes, potenciar los canales de ventas, ajustar equipos, etc.; todo con la finalidad de responder a la demanda que se prevé aumentará una vez que se levanten las restricciones y así poder concretar finalmente las proyecciones de crecimiento que se estiman para Chile.   

Una vez pase esta ola y continúe el proceso de vacunación en nuestro país se vendrá un fuerte crecimiento del consumo y para eso las cadenas de abastecimiento deben estar preparadas, porque se vivirá una segunda ola de ventas y nuevamente serán puestas a prueba. Es mejor ajustar los detalles ahora para poder salir rápido y bien parados, para luego hacer frente a los futuros desafíos que se presenten.

Finalmente, hoy el panorama es distinto. Las empresas grandes aprendieron con procesos de mejoras continuas; las empresas medianas y chicas se subieron rápidamente al carro online, reacondicionando sus plataformas, procesos y distribución. Hoy el tema es vender más a través del canal online, pero ya no desde una perspectiva de temor, sino de aplomo; pero sin perder de vista que aún quedan algunos temas por resolver.

Javier Bravo G.

CEO – LIIKE

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *