Los desafíos de Supply Chain 2022

Liike - Los desafíos de Supply Chain 2022

El área de Supply Chain tiene hoy un rol estratégico y táctico al interior de las empresas que se ha potenciado y consolidado en el último tiempo. ¿Qué ha reforzado este rol? Esta nueva mirada responde a la irrupción que ha sufrido la cadena logística y cómo eso ha golpeado directamente en la línea de negocio, dejando así en evidencia el papel que juega para el éxito de las compañías.

El 2021 estuvo marcado por la rapidez y flexibilidad con que las empresas reaccionaron a los nuevos escenarios y variables de los negocios que movieron al sector desde el abastecimiento hasta la preocupación por la formación de equipos que mantuvieran la continuidad operacional.

Existe el consenso de que el coronavirus nos acompañará por un buen tiempo más, por lo tanto, nos demoraremos varios meses en retornar a una relativa normalidad del punto de vista del transporte. Dicha situación nos abre un escenario de incertezas que se debe abordar ahora de una manera diferente, donde la preparación y la anticipación sean la tónica en el robustecimiento de la cadena en su globalidad. 

Si bien, el futuro seguirá desarrollándose de la mano de la tecnología, esta vez será desde una mirada distinta. Ya no basta con que la suma de estas herramientas de agilidad a la operación; sino que se requiere una supply chain capaz de entender, conocer e incorporar a su performance todas las variables existentes para enfrentar estos fenómenos disruptivos, reconociendo, por ejemplo, que las decisiones comerciales tienen un impacto operacional y, por lo tanto, hay que estar conectados con las áreas para poder anticiparse a los hechos que puedan afectar la cadena. 

Un factor clave este 2022 será la preparación para hacer frente a lo errático que ha sido el abastecimiento de las cadenas a nivel global. Cuesta pensar en una industria que no haya sido golpeada por los problemas de abastecimiento, quizás el sector tecnológico y automotriz son los más nombrados, sin embargo, el mundo del vestuario, los insumos del hogar y la electrónica también sufren. 

Este escenario hace entender que este año la mirada debe estar en las herramientas de predicción de demanda, porque sin ella se complejiza el poder enfrentar estas variantes del mercado e identificar los riesgos en el manejo del inventario. La tarea inicial es ir dejando atrás el uso de las planillas Excel y minimizar así el impacto en la operación. 

Al igual como se sumó tecnología en el CD hoy es necesario incluir a los sistemas de compras más aún en un año donde seguirá la incertidumbre.  Si bien, a nivel logístico muchos se fueron adaptando y se fueron estabilizando, pero en temas de abastecimiento aún dependemos de otros mercados y eso nos seguirá golpeando. 

Entonces, así como el año pasado hablamos de la automatización; las herramientas de forecasting hoy son el objetivo, consolidando una mirada más estratégica y sofisticada de supply chain. En la medida de que uno sea capaz de manejar herramientas estadísticas podremos enfrentar los vaivenes del abastecimiento. 

Es así como los procesos de abastecimiento “lean” modernos y simples con alta visibilidad que permitan conocer el estado de origen a destino son claves para enfrentar de forma proactiva irrupciones en la cadena, apoyado con tecnología estadística que permita optimizar los alcances de inventarios en función de las incertidumbres que puedan ocurrir. Este punto será el gran objetivo para 2022. 

Podemos afirmar entonces que finalizó un periodo, el primer paso de adaptación de las cadenas de suministro globales y comenzó otro, donde la preparación de las empresas en las distintas áreas marcará la diferencia. 

Javier Bravo G.

CEO – LIIKE